El rincón de MrAbsenta ٩(̾●̮̮̃•̃)۶

escribiendo en la madrugada

Archive for the ‘Pajas Mentales’ Category

Mi Panacea contra todo

Posted by MrAbsenta en 29 diciembre 2009

Si hace algunos días las dudas me asaltaban, anoche pareció que la paz me inundaba, que me asaltaba en la noche, entre penumbra y notas musicales.
Eso no quiere decir que mis problemas estén resueltos, ni que mis demonios se hayan volatilizado…siguen ahí, esperando agazapados a que yo vuelva a pensar, a fijarme en ellos, cosa que estoy seguro que haré. Quizás no vuelva a tener los mismos errores, pero si parecidos, en el fondo seguirán siendo la misma jodida piedra con la que tropiezo siempre, la que me hace caer una y otra vez. Por eso creo que no podemos luchar ni ignorar a nuestros demonios, sino aprender a convivir con ellos, aprender de ellos, que nos hagan mejorar a costa de volver a luchar una y otra vez contra ellos. Hasta que llegue el día en el que sea fuerte, y no tenga que ignorarlos, ni enfadarme con el mundo, con mi absurda vida y conmigo mismo. Ese día, ellos mismos se abran marchado por su propio pie, dejándome a mi solo, de pie, sin caer… Lo único que ocurre  es que se que ese día no sera hoy, ni mañana, ni pasado, sino dentro de mucho tiempo, cuando dentro de mi utopía mire a mi alrededor y me encuentre feliz en todos los sentidos ¿parece complicado verdad? Pero se que en algún momento lo seré, lo se. A todos nos llega ese momento, simplemente debemos aprovecharnos de las pequeñas gotas de felicidad y paz que encontremos en nuestra vida, momentos que son los que cuentan, los que todos reunidos nos hacen feliz… una sonrisa, una cancion, un saludo, un silencio…
Quizás se me había olvidado, quizás hacia mucho tiempo que no disfrutaba del silencio absoluto a altas horas de las madrugada, solamente acompañado, por mi respiración y unas notas musicales aun por descubrir, que poco a poco me hacían vibrar, casi extasiado en mi paz, en la oscuridad que me envolvía. A pesar de estar solo, en estos pequeños momentos, es cuando mas arropado me siento, es cuando mas aclaro mas ideas y mas alejo a mis demonios… seguramente, esta es una de mis panaceas contra todo.

Todo se debe a una canción que anoche me hizo flipar (:

Posted in Musica, Pajas Mentales | Etiquetado: | Leave a Comment »

Unas preguntitas

Posted by MrAbsenta en 6 diciembre 2009

No se si el frío que hace estos días atrofia mi alegría, o quizás el leer blogs como el del compi gerardo, y sus últimos post sobre reflexiones me han hecho reflexionar también a mi. Una especie de nostalgia me invade, todo el mundo conoce la crisis de los 30, o la famosa crisis de los 40. Pero yo creo que también existe la crisis de los 20, llega el punto que te hace pensar en cosas, o recuperar viejas sensaciones o recuerdos que te hacen anhelar volver a tener 16.

Empiezas a valorar pequeñas cosas que antes no valorabas, quizás agradeces mas un café por la tarde con un viejo amigo y hablar de vuestras cosas que toda una noche de juerga, o simplemente lo valoras mas, porque no quedas con tus verdaderos amigos, todo lo que quisieras, ya que falta de tiempo o distancia te lo impiden. Haces balance, y te das cuenta de que quizás estos años no han sido tan provechosos como tu pensabas, y piensas, te comparas con otros, ves realmente quienes son tus verdaderos amigos, los que han estado ahí, los otros son… conocidos, colegas, pero verdaderos amigos…pocos, y ya por ultimo piensas ¿porque no he conocido a nadie especial?A alguien que me apetezca conocer mejor, o si eres mas pesimista como moi ¿porque nadie me ha querido conocer mejor? ¿He sido especial para alguien?¿Porque no?¿Que he hecho mal?

Entonces te aferras al pasado. Yo personalmente daría lo que fuera por volver a mi adolescencia (si es que he salido de ella ya..jaja), volver a decir “Esta noche quedamos en el Lone”, volver a mis granos, volver al instituto, volver a intentar entrar en discotecas y que no me dejen entrar, volver a ir al Cool, quizás era el garito mas cutre, pero entrabamos y eramos los mas felices del mundo, volver al Donington, que con una pinta de cerveza eras feliz, volver a Puerto Sur y a su famoso autobús de vuelta, y pegarme un conciertazo en La Nave! No se, quizás este asqueado ya un poco, no pienso decir que Huelva es una mierda, porque no, se que no tienes ofertas de ocio por ningún lado, si sales, es siempre lo mismo, como diría una cancion..Otro día más, la misma mierdala misma gente, el mismo ambiente, todos conducidos como borregos por pastores visibles, nosotros mismos ¿Hacia donde nos dirigimos? ¿a la mediocridad? ¿a la rutina? ¿No esta en nosotros cambiarlo?

Entonces llega el enfado, el enfado con el mundo ¿Que tiene en contra de ti? ¿Tanto le cuesta darte un poquito, para que todas las mañanas te levantes con una sonrisa de oreja a oreja?¿Por que los demás si lo pueden tener y tu no?

Entonces piensas, y comprendes, comprendes que tu tienes algo que otros también anhelan y que por muy jodido que estés, no eres el único, seguramente tus problemas serán una puta mierda comparada con los de los demás, y ¿que vas a hacer? ¿Estar todo el día refunfuñando? ¿Deprimirte, o rayarte? ¿O hacer el topicazo de usar el msn con nicks trochos para que la gente te pregunte como estas?

NO! Hay que venirse arriba, intentar no olvidar, porque olvidar es un error, pero si apartarlos a un lado, e intentar salir a la calle con la mayor de las sonrisas, valorar todo, una cancion, un gesto, una llamada de un amigo, un ¿como estas? Si todos ponemos algo de nuestra parte, quizás transmitamos un poco de nuestra energía, nuestra vitalidad, nuestra sonrisa… Intentemos sonreír todos un poquitin mas, quizás nos vaya mejor… (:

Como dice esta cancion, Yo estoy yendo a un lugar al sol agradable y tibio, yo estoy yendo y estoy seguro que tienen un lugar para ti…


Posted in Musica, Pajas Mentales | 5 Comments »

De la quinta batalla: Nirnaeth Arnoediad

Posted by MrAbsenta en 30 noviembre 2009

Aquí tenéis uno de los fragmentos del Silmarillion, que cuando estoy bastante aburrido suelo leer, nunca deja de gustarme esta parte. SI! LO SE! SOY UN FRIKI!!!

Por fin Maedhros, después de haber reunido todas las fuerzas de Elfos y Hombres y Enanos que le fue posible, decidió atacar Angband desde el este y el oeste; y se propuso marchar con estandartes desplegados sobre Anfauglith. Pero cuando consiguiera hacer salir, como esperaba, a los ejércitos de Morgoth, Fingon avanzaría por los pasos de Hithlum; de este modo pensaban atrapar a la fuerza de Morgoth entre el yunque y el martillo, y aniquilarla. Y la señal para hacerlo sería la luz de un fanal en Dorthonion.

El día señalado, una mañana de pleno verano, las trompetas de los Eldar saludaron la salida del sol; y en el este se izó el estandarte de los hijos de Fëanor, y en el oeste el estandarte de Fingon, Rey Supremo de los Noldor. Entonces Fingon miró desde los muros de Eithel Sirion, y el ejército estaba en orden de batalla en los valles y los bosques al este de Ered Wethrin, perfectamente oculto a los ojos del Enemigo; aunque él sabía que era muy numeroso. Porque allí se habían reunido todos los Noldor de Hithlum, junto con los Elfos de las Palas y la compañía de Gwindor venida de Nargothrond, y había también una gran fuerza de Hombres; a la derecha estaban las huestes de Dorlómin, y todo el valor de Húrin y de su hermano Huor, y a ellos se había sumado Haldir de Brethil con muchos hombres de los bosques.

Entonces Fingon miró hacia Thangorodrim y había una nube oscura alrededor, y un humo negro ascendía; y supo que la ira de Morgoth había despertado, y que él había aceptado el reto. Una sombra de duda cubrió el corazón de Fingon; y miró hacia el este, intentando ver con vista élfica el polvo de Anfauglith, que se levantaba bajo las huestes de Maedhros. No sabía que la marcha de Maedhros había sido impedida por la astucia de Uldor el Maldecido, que lo engañó con falsas advertencias de ataque desde Angband.

Pero cundió entonces un grito que avanzó por el viento desde el sur de valle en valle, y los Elfos y los Hombres alzaron sus voces con asombro y alegría. Porque aunque nadie lo había llamado y nadie lo esperaba, Turgon había abierto el cerco de Gondolin, y avanzaba con un ejército de diez mil soldados, con brillantes cotas de malla y largas espadas y lanzas como un bosque. Entonces, cuando Fingon oyó desde lejos la gran trompeta de su hermano Turgon, la sombra se fue, y a Fingon se le reanimó el corazón, y gritó con voz fuerte: —Utúlie’n aure! Aiya Eldalie ar Atanatári, utúlie’n auré! ¡El día ha llegado! ¡Mirad, Pueblo de los Elfos y Padres de los Hombres, el día ha llegado!— Y todos los que oyeron el eco de su poderosa voz en las colinas respondieron gritando: —Auta i lome! ¡Ya la noche ha pasado!

Ahora bien, Morgoth, que sabía mucho de lo que hacía y se proponía el enemigo, escogió esta hora, y confiando en que los sirvientes traidores podrían detener a Maedhros e impedir que los atacantes se uniesen, envió a Hithlum una fuerza grande en apariencia (y, sin embargo, nada más que una parte de la que tenía aprontada); y estaban vestidos con ropas pardas, y no mostraban ningún acero desnudo, y de este modo ya habían avanzado mucho por las arenas de Anfauglith antes de que fueran vistos.

Entonces los corazones de los Noldor se enardecieron, y sus capitanes desearon atacar al enemigo en la llanura; pero Húrin se opuso, y les pidió que se cuidaran de la astucia de Morgoth, que siempre aparentaba tener pocas fuerzas, y un propósito que no era el verdadero. Y aunque no llegaba la señal de que Maedhros se acercaba, y las huestes se ponían impacientes, Húrin les instó todavía a esperar, y a dejar que los Orcos se despedazaran entre ellos en el ataque a las colinas.

Pero al capitán de Morgoth en el oeste se le había ordenado que hiciese salir prontamente a Fingon de las colmas, por cualquier medio. Fue así que continuó avanzando hasta que el frente del ejército estuvo apostado delante de las corrientes del Sirion, desde los muros de la fortaleza de Eithel Sirion hasta las bocas del Rivil en el Marjal de Serech; y las avanzadas de Fingon podían ver los ojos de los enemigos. Pero no hubo respuesta al desafío del capitán, y la provocación de los Orcos perdió firmeza cuando vieron los muros silenciosos y la amenaza oculta de las colinas. Entonces el capitán de Morgoth envió jinetes con señales de parlamento y cabalgaron hasta la obra exterior de la Barad Eithel. Con ellos llevaban a Gelmir hijo de Guilin, el señor de Nargothrond a quien habían capturado en la Bragollach, y al que habían cegado. Entonces los heraldos de Angband lo mostraron dando gritos: —Tenemos a otros como éste en nuestra morada, pero tenéis que daros prisa si queréis encontrarlos; porque cuando regresemos haremos con ellos de este modo—. Y rebanaron las manos y los pies de Gelmir, y por último la cabeza, a la vista de los Elfos, y lo dejaron allí.

La mala fortuna quiso que allí en los baluartes estuviese Gwindor de Nargothrond, el hermano de Gelmir. Y la ira se le encendió en locura, y montó a caballo de un salto y muchos jinetes lo acompañaron; y persiguieron a los heraldos y los mataron y se internaron profundamente en el cuerpo principal del ejército. Y al ver esto, todas las huestes de los Noldor se inflamaron, y Fingon se puso el yelmo blanco y ordenó que sonaran las trompetas, y las huestes de Hithlum saltaron todas desde las colinas en súbita embestida. La luz de las espadas desenvainadas de los Noldor era como un fuego en un campo de juncos; y tan fiera y rápida fue la arremetida, que los designios de Morgoth casi fracasaron. Antes de que pudiera fortalecerse, el ejército que había enviado al oeste fue barrido en el combate, y los estandartes de Fingon pasaron por Anfauglith y fueron izados ante los muros de Angband. Siempre al frente de la batalla iban Gwindor y los Elfos de Nargothrond, y ni siquiera ahora pudieron ser contenidos; e irrumpieron a través de los Portales, y mataron a los guardianes en las mismas escaleras de Angband, y Morgoth tembló en su trono profundo cuando oyó los golpes en las puertas. Pero estaban atrapados allí y los mataron a todos, salvo a Gwindor, que fue capturado vivo; porque Fingon no pudo ir a ayudarlo. Por muchas puertas secretas en Thangorodrim, Morgoth había hecho salir al grueso de sus ejércitos que Mantenía ocultos, y Fingon fue rechazado de los muros con grandes pérdidas.

Entonces, en la llanura de Anfauglith, el cuarto día de la guerra, empezaron las Nirnaeth Arnoediad, las Lágrimas Innumerables, pues no hay canto ni historia que pueda contener tanto dolor. El ejército de Fingon se retiró por las arenas, y Haldir señor de los Haladin fue muerto en la retaguardia; con él cayó la mayor parte de los Hombres de Brethil, y nunca volvieron a los bosques. Pero en el anochecer del quinto día, y estando todavía lejos de Ered Wethrin, los Orcos rodearon a las huestes de Hithlum, y lucharon hasta llegar el día, acosándolas y cada vez más cerca. Con la mañana llegó la esperanza, cuando se oyeron las trompetas de Turgon, que avanzaba con el principal ejército de Gondolin; porque habían estado apostados en el sur, montando guardia en el Paso del Sirion, y Turgon evitó que la mayor parte de los suyos intervinieran en la frenética embestida. Ahora se apresuraba a ir en ayuda de su hermano; y los Gondolindrim eran fuertes y estaban vestidos de cota de malla, y avanzaban en columnas resplandecientes como ríos de acero al sol.

Entonces la falange de la guardia del rey irrumpió en las filas de Orcos, y Turgon se abrió paso con la espada para llegar junto a su hermano; y se dice que el encuentro entre Turgon y Húrin, que estaba al lado de Fingon, fue dichoso en medio de la batalla. Entonces la esperanza renació en el corazón de los Elfos; y en ese preciso instante, a la tercera hora de la mañana, se oyeron las trompetas de Maedhros que venía por fin desde el este, y los estandartes de los hijos de Fëanor atacaron al enemigo por la retaguardia. Han dicho algunos que aún entonces los Eldar habrían podido salir victoriosos, si todas sus huestes se hubieran mantenido fieles; porque los Orcos vacilaron y fueron contenidos, y algunos ya se volvían para huir. Pero cuando la vanguardia de Maedhros llegó junto a los Orcos, Morgoth llamó a sus últimas fuerzas, y Angband quedó vacía. Llegaron lobos y jinetes de lobos, y llegaron Balrogs y dragones y Glaurung, Padre de los Dragones. La fuerza y el terror del Gran Gusano eran ahora grandes por cierto, y los Elfos y los Hombres se amilanaron delante de él; y Glaurung se interpuso entre las huestes de Maedhros y de Fingon y las separó.

Sin embargo, ni por lobo, ni por Balrog, ni por dragón alguno alcanzaría Morgoth su propósito, sino por la traición de los Hombres. En ese momento se revelaron los planes de Ulfang. Muchos de los Orientales se volvieron y huyeron, llenos de miedo y de mentiras; pero los hijos de Ulfang se volvieron de pronto nacía Morgoth y atacaron la retaguardia de los hijos de Fëanor, y en medio de la confusión llegaron cerca del estandarte de Maedhros. No cosecharon la recompensa que Morgoth les prometiera, porque Maglor mató a Uldor el Maldecido, la cabeza de la traición, y los hijos de Bór mataron a Ulfast y a Ulwarth antes de morir ellos mismos. Pero como nuevas fuerzas del mal llegaron Hombres que Uldor había convocado y escondido en las colmas del este, y el ejército de Maedhros, atacado por tres lados, se deshizo y se dispersó aquí y allí. Empero, el destino salvó a los hijos de Fëanor, pues aunque todos fueron heridos, no murió ninguno, porque se unieron, y rodeados del resto de los Noldor y los Naugrim se abrieron paso fuera de la batalla y escaparon lejos, hacia el Monte Dolmed, en el este.

La última de las fuerzas orientales que se mantuvo firme fue el ejército de Enanos de Belegost, y así ganaron renombre. Porque los Naugrim resistían el fuego con más osadía que los Hombres o los Elfos, y además tenían por costumbre en las batallas llevar grandes máscaras de espantosa apariencia; y les fueron de provecho frente a los dragones. Y si no hubiera sido por ellos, Glaurung y su prole habrían quemado a todos los que quedaban de los Noldor. Pero los Naugrim hicieron un círculo alrededor del dragón cuando se les echó encima, y ni siquiera la poderosa armadura le sirvió contra los golpes de las grandes hachas; y cuando se volvió y furioso derribó a Azaghál Señor de Belegost, y se precipitó sobre él, Azaghál hizo un último esfuerzo y le hundió un cuchillo en el vientre, infligiéndole tal herida que Glaurung escapó del campo, y las bestias de Angband lo siguieron turbadas. Entonces los Enanos levantaron el cuerpo de Azaghál y se lo llevaron; y con pasos cortos iban detrás, y las voces profundas entonaban un canto fúnebre, como si fuera un funeral en su propio país; y ya no hicieron caso de sus enemigos; y ninguno se atrevió a molestarlos.

Pero entonces, en la batalla occidental, Fingon y Turgon fueron atacados por una ola de enemigos tres veces mayor que todas las fuerzas que les quedaban. Había llegado Gothmog Señor de los Balrogs, alto capitán de Angband; y metió una oscura cuña en medio de las huestes de los Elfos, rodeando al Rey Fingon, y rechazando a Turgon y a Húrin hacia el Marjal de Serech. Luego se volvió hacia Fingon. Fue ése un amargo encuentro. Por fin Fingon quedó solo con los guardias muertos a sus pies; y luchó contra Gothmog, hasta que otro Balrog vino por detrás y arrojó un cinturón de fuego alrededor. Entonces Gothmog lo golpeó con el hacha negra, y una llama blanca brotó del yelmo hendido de Fingon. Así cayó el Rey Supremo de los Noldor; y lo golpearon contra el polvo con las mazas; y pisotearon el estandarte azul y plata en el barro ensangrentado.

El campo estaba perdido; pero todavía Húrin y Huor y el resto de la casa de Hador se mantenían firmes junto a Turgon de Gondolin, y las huestes de Morgoth aún no habían ganado el Paso del Sirion. Entonces Húrin le habló a Turgon, diciendo: —Idos ahora, señor, mientras todavía es posible. Porque en vos vive la última esperanza de los Eldar, y si Gondolin se mantiene erguida, en el corazón de Morgoth habrá siempre miedo.

Pero Turgon le respondió: —No por mucho tiempo puede Gondolin permanecer oculta; y cuando sea descubierta, por fuerza ha de caer. Entonces Huor habló y le dijo: Pero si resiste un corto tiempo, de allí vendrá la esperanza de los Elfos y de los Hombres. Esto os digo, señor, con la mirada de la muerte: aunque nos separemos aquí para siempre y yo no vuelva a ver vuestros muros blancos, de vos y de mí se levantará una nueva estrella. ¡Adiós!

Y Maeglin, el hijo de la hermana de Turgon, que estaba allí presente, escuchó estas palabras y no las olvidó; pero no dijo nada.

Entonces Turgon siguió el consejo de Húrin y de Huor, y convoco lo que quedaba de las huestes de Gondolin y lo que pudo reunir del pueblo de Fingon, y se retiro hacia el Paso del Sirion; y sus capitanes Ecthelion y Glorfindel guardaban los flancos de la derecha y la izquierda, para que el enemigo no se acercase. Pero los Hombres de Dorlómin protegían la retaguardia, como lo deseaban Húrin y Huor; porque no querían en verdad abandonar las Tierras del Norte, y si no podían volver a sus hogares, allí resistirían hasta el fin. Así se enderezó la traición de Uldor; y de todas las hazañas de guerra que los Padres de los Hombres llevaron a cabo en beneficio de los Eldar, la última resistencia de los Hombres de Dorlómin es la que obtuvo más renombre.

De este modo Turgon se abrió camino hacia el sur luchando, hasta que protegido por la guardia de Húrin y Huor cruzo el Sirion y escapó; y desapareció en las montañas y quedó oculto a los ojos de Morgoth. Pero los hermanos reunieron al resto de los Hombres, y palmo a palmo se retiraron hasta ponerse detrás del Marjal de Serech y delante de las costas del Rivil. Allí resistieron, y ya no cedieron.

Entonces todas las huestes de Angband los rodearon como un enjambre, e hicieron con los muertos un puente sobre el río, y trazaron un círculo en derredor del resto de Hithlum como la marea que crece sobre una roca. Allí, al ponerse el sol el sexto día y oscurecerse la sombra de Ered Wethrin, Huor cayó con el ojo horadado por una flecha envenenada, y todos los Hombres valientes de Hador fueron muertos alrededor en un montón; y los Orcos les cortaron las cabezas y las apilaron como un montículo de oro en el crepúsculo.

Ultimo de todos resistió Húrin. Al fin arrojó el escudo y esgrimió con ambas manos el hacha; y se canta que el hacha humeó con la sangre negra de los trasgos de Gothmog hasta aniquilarlos a todos, y cada vez que asestaba un golpe, Húrin gritaba: —Aure enhiluva! ¡Ya se hará de nuevo el día!— Siete veces lanzó ese grito, pero al cabo lo atraparon vivo, por orden de Morgoth, pues los Orcos se aferraban a él aunque les cortara los brazos; y siempre el caudal de enemigos se renovaba, hasta que por último cayó sepultado debajo de ellos. Entonces Gothmog lo encadenó y lo arrastró a Angband, burlándose.

Así terminó la Nirnaeth Arnoediad, al descender el sol más allá del mar. Se hizo la noche en Hithlum, y del Occidente vino una gran tormenta de viento.

Grande fue el triunfo de Morgoth, y cumplió su propósito de modo grato a su corazón; porque los Hombres quitaron la vida a los Hombres, y traicionaron a los Eldar, y el miedo y el odio despertaron entre aquellos que tendrían que haber estado unidos. Desde ese día los Elfos se mantuvieron apartados de los Hombres, excepto las Tres Casas de los Edain.

El reino de Fingon ya no existía; y los hijos de Fëanor erraron como hojas al viento. Habían perdido las armas y la alianza estaba rota; y vivieron una existencia salvaje en los bosques al pie de Ered Lindon, mezclándose con los Elfos Verdes de Ossiriand, despojados del poder y la gloria de antaño. En Brethil unos pocos de los Haladin vivían todavía en la protección de los bosques, y Handir hijo de Haldir era el Señor; pero de las huestes de Fingon nadie volvió nunca a Hithlum, ni tampoco ninguno de los Hombres de la casa de Hador, ni hubo nuevas de la batalla ni de la suerte corrida por sus señores. Pero Morgoth envió allí a los Orientales que lo habían servido, negándoles las ricas tierras que ellos codiciaban; y los encerró en Hithlum y les prohibió abandonarla. Esa fue la recompensa que les dio por haber traicionado a Maedhros: saquear y vejar a los ancianos y las mujeres y los niños del pueblo de Hador. El resto de los Eldar de Hithlum fue trasladado a las minas del norte y trabajaron allí como esclavos, salvo los que pudieron evitarlo y escaparon a las tierras salvajes y las montañas.

Los Orcos y los lobos erraban sin traba por todo el norte y avanzaban cada vez más hacia el sur, hacia Belenand, aun hasta Nantathren, la Tierra de los Sauces y los límites de Ossiriand, y nadie estaba a salvo en los campos ni en las tierras salvajes. Doriath no había caído por cierto, y los recintos de Nargothrond estaban escondidos; pero Morgoth les prestaba poca atención, fuera porque supiera poco de ellos, o porque aún no les había llegado la hora en los oscuros designios de su propia malicia. Muchos huyeron a los Puertos y buscaron refugio tras los muros de Círdan, y los marineros recorrían las costas de arriba abajo y acosaban al enemigo en rápidos desembarcos. Pero al año siguiente, antes de que llegara el invierno, Morgoth envió grandes fuerzas sobre Hithlum y Nevrast, y descendieron por los ríos Brithon y Nenning, y asolaron todas las Falas, y sitiaron los muros de Brithombar y Eglarest. Llevaban consigo herreros y mineros y hacedores de fuego, e instalaron grandes maquinarias, y con bravura, aunque se les opuso resistencia, quebrantaron por fin los muros. Entonces los Puertos quedaron en ruinas y la torre de Barad Nimras fue derribada; y la mayor parte del pueblo de Círdan fue muerta o sometida a esclavitud. Pero algunos escaparon por mar en barcos; y entre ellos estaba Ereimon Gil-galad, el hijo de Fingon, a quien su padre había enviado a los Puertos después de la Dagor Bragollach. Este resto navegó con Círdan hacia el sur, a la Isla de Balar, y construyeron un refugio para todo aquel que pudiera llegar hasta allí; porque se establecieron también en las Desembocaduras del Sirion, y allí muchas naves livianas y rápidas estaban escondidas en arroyos y aguas donde los juncos eran densos como un bosque.

Y cuando Turgon supo de esto, envió de nuevo mensajeros a las Desembocaduras del Sirion, y pidió la ayuda de Círdan el Carpintero de Barcos. A pedido de Turgon, Círdan construyó siete rápidos barcos, y navegaron hacia el Occidente; pero no hubo nunca noticias de ellos en Balar, salvo de uno, y fue la última. Los marineros de ese barco se esforzaron largo tiempo en el mar, y por último, al volver desesperados, naufragaron en una gran tormenta a la vista de las costas de la Tierra Media; pero uno de ellos fue salvado por Ulmo de la ira de Ossë, y las olas lo sostuvieron y lo arrojaron a las costas de Nevrast. Se llamaba Voronwë; y era uno de los mensajeros que Turgon había enviado desde Gondolin.

Ahora el pensamiento de Morgoth estaba clavado en Turgon; porque Turgon se le había escapado, y de todos sus enemigos era el que más deseaba atrapar o destruir. Y ese pensamiento lo perturbaba y le estropeaba la victoria, porque Turgon, de la poderosa casa de Fingolfin, era añora por derecho el Rey de todos los Noldor; y Morgoth temía y odiaba a la casa de Fingolfin, porque ésta tenía la amistad de Ulmo, el enemigo de Angband, y por las heridas que Fingolfin le había abierto con la espada. Y al que más temía Morgoth de todos ellos era a Turgon; porque hacía ya mucho, en Valinor, la mirada de Turgon se había fijado en él, y cada vez que se le acercaba una sombra le oscurecía la mente, y tenía el presagio de que en un tiempo todavía recóndito, la ruina le vendría de Turgon.

Fue así que Húrin fue conducido ante Morgoth, pues Morgoth sabía que era amigo del Rey de Gondolin; pero Húrin lo desafió y se burló de él. Entonces Morgoth maldijo a Húrin y a Morwen y a su prole, y les impuso una condena de oscuridad y dolor; y sacando a Húrin de la prisión lo hizo sentar en una silla de piedra en un sitio elevado de Thangorodrim. Allí estaba confinado por el poder de Morgoth, y Morgoth volvió a maldecirlo; y le dijo: —Estáte aquí sentado; y contempla las guerras donde el mal y la desesperación desolarán a los que amas. Te has atrevido a burlarte de mí y a cuestionar el poder de Melkor, Amo de los destinos de Arda. Por lo tanto, con mis ojos verás, y con mis oídos oirás; y nunca te moverás de este sitio hasta que todo sea consumado en amargura.

Y así sucedió; pero no se dice que Húrin le pidiera nunca a Morgoth clemencia ni muerte, ni para él ni para nadie de los suyos.

Por orden de Morgoth, los Orcos recogieron con gran trabajo los cuerpos de todos los caídos en la gran batalla, y todos sus pertrechos y armas, y los apilaron en un montículo en medio de Anfauglith; y era como una colina que podía verse desde lejos. Haudh—en—Ndengin la llamaron los Elfos, la Colina de los Muertos, y Haudh—en—Nirnaeth, la Colina de las Lágrimas. Pero la hierba volvió allí, y creció de nuevo alta y verde sobre esa colina, única en el desierto que Morgoth había provocado; y ninguna criatura de Morgoth holló jamás ese suelo, donde las espadas enterradas de los Eldar y los Edain se desmenuzaban en herrumbre…”


Posted in Pajas Mentales | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Acto Heroico

Posted by MrAbsenta en 5 noviembre 2009

“Dejó a la niña en el suelo del barco y volvió a lanzarse al mar. Decenas de personas estaban en el agua, muchas de ellas, niños, que con sus flojos chapoteos no podían escapar a la marea. Ya había perdido la cuenta de la gente a la que había sacado del agua. Los brazos empezaban a pesarle, y los primeros calambres hacían efecto en sus piernas, a el, que no era nadador habitual, y ya estaba entrado en carnes. ¿Pero quien sino rescataría a esas personas? Ya muchas habían dejado la superficie del mar, y empezaban a caer al fondo, no podía permitir que se ahogaran mas, tenia que hacer un ultimo esfuerzo, un acto heroico…

De repente despertó, bajo de la cama, un pequeño lavado de cara, un desayuno mas bien escaso, ya que la resaca aun amartilleaba su cabeza y su estomago, y tras vestirse lo mas decentemente que pudo, salió a buscar trabajo otra mañana mas, ese fue su acto heroico…”

Se que hacia mucho que no colgaba un microrelato, seguramente por pereza, porque los que tenia escritos eran demasiado personales, demasiado malos, por pereza, por falta de inspiración, por pereza, o creo que quizás era por…pereza.

Posted in Pajas Mentales | Etiquetado: | 5 Comments »

All along the Watchtower

Posted by MrAbsenta en 27 octubre 2009

Normalmente siempre he pensado, que si algo funciona bien, no hay que tocarlo, ya que quizás lo mejores, pero quizás no. Esta semana me ha demostrado que estaba equivocado, por muchos motivos, motivos que no voy a decir aquí. Pero recordad, a pesar de que lo bueno siempre es bueno, si lo podéis mejorar, sera la ostia.

Esta versión de All Along the Watchtower, de Jimi Hendrix supera con creces a la original de otro grande, Bob Dylan. Recuerda, si algo es bueno, y puedes mejorarlo, hazlo, sino, estate quieto!!!

All Along The Watchtower

A lo largo de la Torre de Vigía

“There must be some kind of way out of here,”
said the joker to the thief,
“There’s too much confusion,
I can’t get no relief.
Businessmen they drink my wine,
plowmen dig my earth.
None of them along the line
know what any of it is worth”
“No reason to get excited,”
the thief, he kindly spoke
“There are many here among us
who feel that life is but a joke.
But you and I, we’ve been through that,
and this is not our fate;
so let us not talk falsely now,
the hour is getting late.”
>«Debe de haber alguna forma de salir de aquí»,
>dijo el bromista al ladrón.
>«Hay demasiada confusión.
>No encuentro consuelo.
>Los hombres de negocios se beben mi vino,
>los labradores cavan mi tierra.
>Ninguno de ellos en su estilo
>es consciente de lo que eso vale.
>«No hay razón para ponerse nervioso»,
>dijo amablemente el ladrón.
>«Hay mucha gente entre nosotros
>que piensa que la vida no es sino una broma.
>Pero tú y yo, ya hemos pasado por eso,
>y éste no es nuestro destino;
>así que no hablemos falsamente,
>se está haciendo tarde».
All along the watchtower
princes kept the view,
while all the women came and went´.
Barefoot servants, too.
Outside in the cold distance
a wildcat did growl.
Two riders were approaching
and the wind began to howl.
>A lo largo de la torre de vigía
>los príncipes vigilaban el panorama,
>Mientras todas las mujeres trajinaban.
>Los sirvientes descalzos también.
>Afuera a lo lejos
>un gato montés gruñía.
>Dos jinetes se aproximaban
>y el viento empezó a ulular.

 

Posted in Musica, Pajas Mentales | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Me Fui

Posted by MrAbsenta en 21 octubre 2009

¿Sabéis de aquellas veces que escucháis una canción, y podéis pasar toda la tarde escuchándola una vez tras otra?

Hoy me ha pasado, y con una canción que no me esperaba para nada. Quizás no es de mi estilo, quizás lo que me ha gustado es la dulce voz, quizás la realista letra, quizás su pausada melodía, quizás es que me gusta y punto.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in Musica, Pajas Mentales | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Los bueno siempre es bueno

Posted by MrAbsenta en 3 octubre 2009

El otro día tuve una conversación con un amigo, en la que recordábamos cuando de pequeños nos regalaban alguna película en VHS. ¿Cuantas veces veíamos esa película? Cientos de veces. Es mas, recuerdo que aquellos regalos eran ilusionantes, y que si en algún cumpleaños o reyes nos regalaban alguna peli, ya estábamos mas que contentos. Aún recuerdo un cumpleaños donde me regalaron Jurassic Park, unos reyes con El Rey León, y de como bajaba a la calle o iba al colegio deseando contarles a mis amigos los estupendos regalos que me habían hecho. Tras ello podíamos ver la película una y otra vez hasta rayarla (mis VHS de Peter Pan y la Sirenita murieron así)La peli no nos dejaba de gustar por mas que supiésemos como acababa, eramos felices sabiendo el final. Ahora, si a un niño le regalas algún dvd, lo mas probable es que te diga “ya me lo he bajao por interné”, o si tienes suerte y no la ha visto, la vera esa tarde y al fondo de la estantería. Como cambian los tiempos…

¿A que viene todo esto? Pues a que el otro día estábamos hablando sobre Friends, algún capitulo que había visto hace poco y alguien pregunto “¿Aun veis Friends?¿No os la sabéis de memoria?” A lo que conteste “Si, y que?”

friends

Realmente esta es de las pocas series que no me canso de ver, todavía recuerdo cuando la veía en Canal+ con mis hermanos, y se que con cualquier capitulo que ponga, aun sabiendo el final, me lo voy a pasar bien. Creo que siempre recordare a Monica y su manía con la limpieza, a Ross y sus pantalones de cuero, a Joey y su “¿Como va eso?” Conclusión, si algo te gusta, te gusta y punto, porque lo bueno siempre es bueno…

Aquí tenéis unos de los mejores momentos de Friends: http://www.youtube.com/watch?v=sLWRci78H60 http://www.youtube.com/watch?v=0hEDzGhVfOE

Posted in Pajas Mentales, Tv | Etiquetado: | Leave a Comment »

Vuelta a la rutina

Posted by MrAbsenta en 30 septiembre 2009

Se acabó el verano y llega la vuelta a la rutina. Un mucho de baloncesto, un poco de cutty, un poco de amigos, un poco de muletas, un poco de carnet de conducir (esta vez va en serio!) y me sale el cocktail perfecto.

Atrás dejo muchas cosas, mucha playa, mucho consorcio, un poco de bogaloo y un mucho de amigos. Decir que casi que me dejo atras mi tobillo, aquel 21 de agosto (nose si me molesto mas romperme el tobillo, o no salir ese finde). Al fin este lunes me quitaron la escayola, ya lo que me queda es rehabilitación, y paciencia, mucha paciencia…

Aquí os dejo un temita:

Posted in Pajas Mentales | Leave a Comment »

Chimbito

Posted by MrAbsenta en 20 junio 2009

chimbito

Chimbito, chimbo de mi corazón. Te echo de menos. Después de tantas horas contigo¿Donde estas?¿Que fue de ti? Lo has visto todo, amores, desamores, amigos, enemigos, eternas borracheras, has visto a migue caerse en un colchon 3 veces seguidas, todo… Quiero que sepas que nunca, y digo NUNCA te podrán reemplazar. Ni bares, ni zonas haches, ni discotecas, ni nada. Tu eres único… Quizás había gente que decía que eras viejo, cutre, que estabas en mal sitio, pero tenias algo, tenias magia… Siempre te tengo presente, cualquier momento de mi adolescencia esta asociado a ti. Momentos buenos, malos, pero sobre todo buenos, amigos, risas,cachondeo, fíjate si eras especial, que cuando estaba cerca tuya incluso ligaba a veces! He pasado contigo mas horas que con muchos de mis mejores amigos. Por eso, hubo un dia que me entristecí, hubo un dia que no quise volver a punta, hubo un dia que marcó el verano para siempre, ese dia fue el que no te vi. Desde que no estas todo ha cambiado, muchos se han echado novia, muchos tiene trabajo estable, muchos ya ni aparecen por Punta, muchos ya ni te recuerdan…yo no, creo que sigo igual, sin novia, sin trabajo estable, con la misma cara de niño, con 20 años y sin barba, con la misma tolerancia al alcohol… no se porque, pero creo que sigo esperándote, espero que vuelvas, para retomar el verano donde lo dejé. Hasta entonces, solo decirte que te esperaré, que quiero que vuelvas, nose, quizas, creo que te te dire algo que nunca le he dicho a nadie…creo que te quiero…creo que te hecho de menos…

https://mrabsenta.wordpress.com/microrelatos/

Posted in Pajas Mentales | Etiquetado: , , | 2 Comments »

Ilusión

Posted by MrAbsenta en 7 mayo 2009

Esfuerzo, trabajo, ilusión… Son las 3 palabras mágicas que siempre nos dicen cuando quieren que lleguemos a algo, pero la clave es la ilusión, las ganas. Podemos esforzarnos todo lo que queramos, pero si no nos gusta lo que hacemos, si no ponemos nuestro empeño en ello, y si no disfrutamos, no sirve de nada. Puedes ser el mejor en algo, pero si no lo disfrutas, quizás seria mejor ser el peor, pero con ilusión…. no?

ale

Nota: El de la foto es Ale. El otro dia con solo 5 añitos recién cumplidos jugo un partido contra un equipo alevin, (chicos de 11 años). Seguramente era el mas flojo de todos, pero el era que mas ganas tenia, el era el que mas sonreía, el era el que mas ilusión tenia. Gracias Caye por las fotos.

Posted in Baloncesto, Minibasket, Pajas Mentales | Etiquetado: | 2 Comments »

Papelillos mojados

Posted by MrAbsenta en 2 enero 2009

“Confeti y papelillos mojados en el suelo, eso es lo que queda…”

Nuevo año, 2009, muchas cosas han cambiado, muchas. El día 1 de enero siempre ha sido algo nostálgico para mi, día de resaca, día de balance, día de recordar lo positivo de este año que se fue y sobre todo recordar las oportunidades y personas perdidas en este año. Cuando digo personas perdidas, me refiero a amistades extintas, fallidas, o en las que simplemente hicimos el capullo. También me vienen a la mente las relaciones que podían haber sido algo mas, aquellas en las que siempre te queda la sensación de podían haber dado mas de si, un paso mas, un escalón mas… Se acabó la nostalgia, ahora solo quiero recordar a las personas que han entrado en mi vida en este año, aquellas que merecen la pena, son tantas… lo demás, lo que pudo ser y no fue dejemoslo para otro día… hagamos que esos pensamientos hoy desaparezcan, desaparezcan, alto, alto, en el aire, desaparezcan lentamente, y no estén mas tiempo aquí…

1600d07tornadog

VANISHING

Disappear
Disappear
Higher
Higher
Into the air
Slowly disappear
No, no longer here

Disappear
Disappear
Thinner, thinner
Into the air

Never really here
What that never
Like a thought brushing up against a sigh
Floating away
Floating away [repeated]

Vanishing like a cyan sunday
Disappear
Disappear
Vanish, vanish into the air
Slowly disappear
Never really here

Floating away
Floating away

http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=wuwHlFikmTs

…por cierto, Feliz Año…

Posted in A Perfect Circle, Musica, Pajas Mentales | Etiquetado: , , , | 5 Comments »

Noche de Lluvia

Posted by MrAbsenta en 30 noviembre 2008

Umm…..noche de sábado, lluvia, 2:30 de la mañana, en el ordenador como de costumbre…de repente un correo… Oh! Me han borrado el blog…Primer  y único pensamiento: “SUPUTAMADRE!!!”

Pues si, me lo han borrado ¿el porque? Pues muy simple, no se admiten blogs con enlaces de descarga directa. Asi que mi idea de hacer un blog ofreciendo musica en descarga directa se esfuma. ¿Que haré en este? Pues, aver dejadme que piense…lo que me salga de los güebos, si, eso. Un poco de todo, musica, paranoias, baloncesto, y si, baloncesto. Lo que me recuerda que la semana que viene comienzo la liga con mi equipo de minibasket, aver si cuando tenga una foto la cuelgo.

Referente a “mi jodida historia” (los que leyeran el antiguo blog sabran lo que es) he recibido muchas “peticiones” para que la terminara de escribir, pero siempre ando corto de tiempo, asi que no he podido, y ahora como obviamente la borrada del blog a sido sin avisar, no tengo ningun borrador de la 1ª parte, y no tengo ganas de reescribirla, principalmente porque la escribí fatalmente y con prisa, así que si alguien la tiene por ahi “guardada” que me la pase y la colgaré…y quizás continuaré…

Agur

Posted in Pajas Mentales | 2 Comments »